pérdida

Cuando perdemos algo

Posted on

La vida te da algunas veces y algunas veces te quita. Nada es permanente y nada seguro salvo el final y la temporalidad a la que estamos sometidos. Pero tenemos costumbres, rutinas y nos gusta acomodarnos. Algunos antropólogos dicen que la rutina mata nuestra libertad, que nos impide tomar decisiones que nos lleven por caminos distintos y puede que mejores. Pero hay que tomar estas palabras con moderación. Sí es cierto que acomodarse limita nuestros campos de actuación, pero también nos facilita buena parte de la vida que sería de otra forma insufrible.

Cuando perdemos algo importante para nosotros, nos invade una sensación de vacío y de inseguridad; de esfuerzos e ilusiones tirados por la borda; de que las cosas no volverán a ser lo mismo e incluso algunas veces de que no podremos seguir adelante.

Inundaciones y terremotos se llevan a veces los bienes acumulados de toda una vida. Las crisis se llevan los trabajos. Y otras circunstancias alejan de nosotros a las personas que queremos. Pero vuelve a salir el sol al día siguiente. Millones de seres siguen en la rueda de la vida que no se para por los problemas de ninguno de ellos.

Pero nada se pierde del todo. Volviendo a los antropólogos, en su método de investigación, dicen que muchas veces en el viaje a otra cultura, el camino es más importante a veces que el propio destino. Según esto, para las cosas materiales, las menos importantes, nos queda el uso que les dimos, las satisfacciones o disgustos que obtuvimos de ellas, en definitiva, la experiencia de su uso que irá a parar de una forma desordenada a nuestro cerebro para cuando nos haga falta recordar en una situación parecida o en nuestra relación con algo similar.

Sunset on the Cuando

Cuando se trata de personas todo se complica. Además de la materialidad del cuerpo, que perdemos de vista, las personas somos capaces de transmitir sensaciones, sentimientos de afecto o de odio, de complicidad o desapego, de alegría o tristeza. Cuando perdemos a alguien que nos importa también nos quedan estímulos del viaje “a ninguna parte” que hayamos realizado con esa persona, aunque con seguridad la idea del final de ese viaje nos pueda parecer aterradora.

Habremos aprendido mucho, habremos disfrutado, nos habremos entristecido por las mismas cosas, habremos sabido dar y recibir ayuda en momentos difíciles y un sinfín de sentimientos más que se entremezclan en una relación humana… pero vuelve a salir el sol al día siguiente.

Cuando llega ese día siguiente y con el sol en todo lo alto, volveremos a pensar en lo bueno o lo malo que ocurrió, en porqué las cosas fueron como fueron, en lo que cada uno fue capaz de aportar. Con calma y viendo la vida venir. La vida que sigue y en la que no contaremos ya con esa persona. Pero sí con las vivencias, con los sentimientos que forman parte ya de nosotros, con aquello que aprendimos de ella. Y si nos aturde la tristeza o, peor aún, el odio, la primera misión de ese nuevo día será desterrarlos, porque estos son sentimientos que no ayudan a nada y que no nos dejarán afrontar el resto de nuestra vida disfrutando lo que supimos vivir antes en la compañía que se perdió.

Anuncios