economía

Medios sociales, ¿ocio o negocio?

Posted on

Please Pay Here 3-14-09 19
Photo credit: stevendepolo

La respuesta a esta pregunta se consigue cambiando la conjunción y dejándola en “y”. Los medios sociales son ocio y negocio y es importante que lo veamos así. La economía es una ciencia social que abarca toda la actividad humana y cuando algo, la manifestación que sea, entra en el entramado económico es porque se ha convertido de manera irrenunciable en un elemento cultural más.

Herramientas y muchas horas de trabajo…

Nadie debería rasgarse las vestiduras por ello. Para que existan los medios sociales es necesaria la existencia de una serie de herramientas en las que se desarrollan y muchas horas de trabajo de miles de personas que deben mantener los sistemas a gusto de sus consumidores. Es decir, se necesita un uso de recursos que llega a ser impresionante en muchos casos.

Además, se trata de un fenómeno transnacional, estamos usando recursos propios y recursos que están en Estados Unidos, Suecia o en algún país asiático. O puede que un recurso esté en un barco en el ártico donde la temperatura es más apropiada para los servidores (equipos) informáticos.

Las cuotas por el servicio no “arruinan a nadie”…

Aquellos que se indignan porque el WhatsApp vaya a cobrar ¡menos de un euro al año! por el servicio deberían pensar lo que cuesta la infraestructura y el trabajo de aquellos que lo mantienen, para que millones de usuarios ahorren en telefonía móvil y tengan la versatilidad que ofrece el sistema.

Si nos referimos a los “pesos pesados” de los medios sociales, Facebook y Twitter, es evidente que se crearon para el ocio, para cubrir unas necesidades muy simples de comunicación entre las personas, pero van convirtiéndose en un gran negocio desde muchos puntos de vista.

Y nos podemos hacer algunas preguntas al respecto, ¿Tienen derecho los fundadores y dueños de la idea a ganar dinero por la genialidad que han conseguido? Yo creo que sí. ¿Puede admitirse la publicidad en estos medios o es intrusiva? Yo creo que puede admitirse con algunas condiciones. ¿Sería lícito que cobraran por el servicio? Yo creo que sí lo sería, pero que deben encontrar medios que lo compatibilicen con el uso libre de algunas opciones. Y una muy importante para los millones de usuarios ¿Se sustentarían estos buenos sistemas si no tienen ingresos para cubrir lo que cuesta su mantenimiento? Parece obvia la respuesta pero no es lo que muchos dicen.

Estos medios sociales tienen una base de usuarios muy numerosa y que con una mínima aportación conseguirían una dotación importante de recursos para que estos sistemas no estuvieran en peligro y que probablemente servirían para su mejora continua. Es posible que la salida sea a una evolución del modelo “freemium”, es decir, establecer una serie de servicios avanzados con pago, manteniendo los servicios más básicos sin coste, tal como hace la red profesional más utilizada, LinkedIn.

Seguiremos hablando de esto….

Hay mucho más que hablar sobre esto pero sería muy largo para una sola entrada. Dejaremos para las siguientes el tratamiento de la publicidad en estos medios, las posibilidades de venta directa o su utilización por parte de las empresas.

Os dejo también un post escrito por Marta Ferrero en su blog y que también habla de esta temática.

Publicado por Manuel Zúñiga Hita

Homenaje a José Luis Sampedro

Posted on Actualizado enn

In Memoriam Jose Luis Sampedro
Jose Luis Sampedro (Photo credit: Sophoco)

Dios nos libre del día de las alabanzas, dice el refrán. En este caso, las alabanzas nunca tuvieron que esperar a ese día. Y hasta en la muerte tuvo la sencillez de su persona, la amabilidad de su pensamiento y la fluidez de su verbo.

En mi juventud, aunque no fue ese mi deseo inicial, estudié Económicas como muchas otras personas de mi generación. La Economía se estaba matematizando cada vez más. Modelos, números, complejidad. No me gustaba.

Un día, en Televisión Española vi a un hombre simpático, risueño, lleno de vitalidad. Ante mi asombro… ¡Estaba hablando de Economía…! Se llamaba Sampedro. Fue algo que me pareció increíble y me senté a verlo. Después de aquella entrevista, al día siguiente, fui a la facultad contento. Y convencido de que detrás de los números era verdad que había algo más… que debía haber algo más, las personas.

No contento con eso, el profesor Sampedro me tenía preparada una sorpresa aún mayor. Un reconocido economista como era, se convirtió en escritor. Pero no solo de ensayos de economía, sino de novelas. De unas novelas maravillosas y llenas de humanidad con las que nos ha hecho soñar. Aunque nunca dejó de ser “economista”, porque eso al final acaba marcándote, qué cambio de rumbo en su vida más transgresor en los momentos en que se produjo, de economista a novelista, de la seriedad a la fantasía.

Años más tarde me tocó enseñar a mí. Me acordaba de este hombre ejemplar  y le intentaba poner a esas clases toda la dedicación, pasión y disfrute que podía, tal como me imaginaba que él lo haría. No sé qué pensarían mis alumnos si alguno llegara a leer esto.

El profesor Sampedro fue guía en muchos momentos en la vida de miles de profesores y alumnos que le apreciábamos de una forma sincera, no sólo por sus logros sino por su persona, su enorme persona.

Demostró que la economía no es tan aburrida como la mayoría hace pensar al resto, que se puede cambiar de vida, que se puede vivir con ilusión y alegría. Nunca le llegué a conocer personalmente aunque tuve una ocasión inmejorable para hacerlo, pero no importa. Su forma de ser y sus obras nos han quedado para que podamos seguir teniendo ilusión por una economía más humana y una vida mejor.

Muchas gracias, profesor. Su cuerpo ya no está con nosotros, pero usted no morirá nunca.

Publicado por Manuel Zúñiga Hita

China, una gran incógnita

Posted on

china_banderaEn varias entradas anteriores he hecho referencia a los países del “BRIC” como una de las vías de salida de la crisis y una forma de reflotar nuestro sistema económico. En concreto me he referido a China porque entiendo que es la que más expectativas nos puede ofrecer, ya que tiene una potencialidad evidente y una cultura muy distinta a la nuestra que, a la vez que apasionante para estudiar, puede resultar una salvaguarda importante para no caer de nuevo en los mismos errores que ha cometido occidente en la última década.

El desarrollo chino ha sido espectacular en los últimos años y eso está posibilitando el que asuma un papel estratégico en el concierto mundial. Su desarrollo hará que se pueda ir superando su extrema desigualdad y vaya apareciendo esa clase media que supondrá una mejora real de los niveles de vida del país.

Por eso ahora, justo ahora, es importante que España aparezca con fuerza en el panorama Chino en todos los aspectos posibles. Es importante que las empresas españolas puedan “exportar todo”, con lo que me refiero a que puedan tanto colocar productos fabricados en España, como establecerse en China para asumir parte de la producción emergente en oriente.

Es importante que China pueda ser vista como uno de los destinos de profesionales españoles que en nuestro país e incluso en Europa no tienen sitio dentro del sistema productivo para desarrollar todo lo aprendido y materializar sus ilusiones. Y esto debe hacerse tanto como parte de las empresas españolas que se establezcan allí en el país lejano, como directamente en las empresas chinas, que podrán, a través de nuestros profesionales, conocer nuestro país.

Es importante que nuestro Estado venda la marca España, que deberá ser una marca de prestigio, para que las relaciones entre las dos economías sea fructífera. No vienen nada bien las disputas soberanistas ridículas ni los escándalos de políticos corruptos de todos los colores, aunque en todos lados, incluso en China, “cuecen habas” y ellos lo saben mejor que nadie.

Si España tiene visibilidad en China, la incipiente clase media pondrá su vista en nuestro país cuando se cuelgue la cámara de fotos al hombro y, mucho ojo, cuando en China pasa algo, siempre es muy grande por pequeño que sea el porcentaje, porque ellos son muchos… muchos. Y esto puede ser un impulso importante para la economía española, y otra vez en nuestro sector salvavidas. Hagámoslo bien esta vez. Estemos preparados para dar una calidad excelente. Ya tenemos mucha experiencia y podemos hacerlo. Eliminemos a toda la gente que “te hace un favor cuando te atiende” por todos los medios a nuestro alcance.

gran-muralla-china-419x276

Sin embargo hay un “PERO” en toda esta cuestión. China es, como digo en el título, una incógnita. Una incógnita que viene de la política. Se trata de un país comunista, de una dictadura en toda regla, “popular” e hipócrita como todas las dictaduras comunistas que quieren aparentar lo que no son y que algunos incluso se creen. Como lo fue Rusia y como lo es la Cuba que tantas simpatías despierta en los sectores más “progres” y libertarios de nuestro país, esos que quieren imponer la “dictadura de la calle”. Y como lo son otras democracias encubiertas gobernadas por “comandantes” de la América Latina.

Muy pronto habrá que despejar esta incógnita de la ecuación mundial. Está por ver la evolución del régimen comunista chino hacia la apertura. No podrán mantener eternamente las censuras a internet y las redes sociales. La población se hará cada vez más sensible según progrese la clase media y todo esto podría acabar en otra “primavera alborotada” como la árabe, pero con la diferencia de que aquí, no hay tantos países occidentales implicados como en el Magreb y cualquier incidente podría ser considerado una injerencia por una potencia cuyo alcance real aún no conoce occidente.

Esta situación inestable, también es conocida por la sociedad China y esto puede ser un punto a favor de que algunas de sus empresas se establezcan en el exterior, de forma que pudieran soportar en un futuro un periodo de inestabilidad de su país. Por tanto, es posible que un periodo de inestabilidad en este nuevo motor económico mundial se convierta también en una oportunidad a medio plazo para nuestra economía, ofreciendo un establecimiento seguro y de calidad para empresas de gran nivel.

Debemos establecer acuerdos de cooperación, vías comerciales y afianzar la enseñanza y alentar el aprendizaje del Chino en España. Por si alguien ve esto como lejano y difícil, puedo decir que lejano no va a ser y, además, no debería si queremos coger este tren. Y en cuanto al idioma mandarín, puedo asegurar, por mi propia experiencia, que es apasionante.

Por último, la cultura china puede hacernos recuperar algunos valores que ellos no han perdido por la ambición desmedida. Esta cultura aún valora el tiempo necesario para hacer las cosas y vive con menos prisa. Allí, además del corto plazo, que es nuestra única medida, también existen todavía el medio y el largo plazo. No sólo podemos aportar, sino que, sobre todo, también podemos aprender. No perdamos más tiempo.

Huelga General 14N, una nueva fiesta

Posted on Actualizado enn

A portrait of Karl Marx.

En un artículo anterior comentaba que era importante hacerse fuertes en los puntos de nuestra economía en los que éramos líderes e incluso estábamos subiendo, como el turismo. El 14 de noviembre es día de fiesta sindical, se trastocará el país entero para la justificación de las grandes organizaciones y sus líderes y la satisfacción de las pequeñas que viven todavía ancladas a los tiempos de Marx. Saldremos de nuevo en las portadas de todos los periódicos mundiales, nos asociarán de nuevo a Grecia y perderemos unas decenas de miles de visitas en los próximos meses hasta que la cosa se olvide.

Pero, ¡Y lo contentos que se van a quedar todos esos militantes recalcitrantes con el día que van a pasar…! Los veremos felices con sus megáfonos, panfletos, pancartas y pegatinas, que quedarán fijadas en todos los sitios que incomoden al resto de ciudadanos, para que no pase desapercibido el mensaje. Gritarán pareados ingeniosos contra el poder, el gobierno, los corruptos (mejor que se miren ellos también), por supuesto los bancos… y a favor del pueblo, los trabajadores, los desheredados de la fortuna, etc, etc… Ya nos sabemos todo esto de memoria de trillado que está. Que maravilloso día de lucha van a pasar.

A las 12 de la noche se abre la veda para que unos compañeros puedan criticar, insultar o despreciar a otros que también están en su derecho de no estar de acuerdo y trabajar. ¿Y cómo se hace esto? Pues quizás se zarandee algún coche, quizás vuele alguna piedra, quizás algún globo con pintura, quizás algo lo raye al entrar en la fábrica… O a lo mejor hay que pasar por debajo de una pancarta puesta en la puerta o escuchar palabras no muy agradables de “compañeros” de trabajo que a lo mejor hace algún que otro año que no trabajan porque están liberados. Hay muchas maneras y todas se usarán.

Pero a pesar de todo esto, la gran realidad es que, de una forma u otra, la mayor parte del país estará funcionando, con cierta incomodidad, pero lo hará. La huelga no es igual en grandes fábricas que en el pequeño comercio, en el centro de las ciudades o en los barrios, a las nueve de la mañana o a las doce. Cambia según la incidencia mediática, porque lo que sí hay que reconocer es que eso lo manejan bien. Si hay cámaras, se cerrarán tiendas en tal calle, si no las hay puede que sí, puede que no. Y en la pasada huelga general tuvieron un acierto importante: la gran manifestación, el acto culminante de la misma, lo convocaron por la tarde noche. Así pudieron también asistir los que ese día estuvieron trabajando para decir que la participación había sido masiva… que no lo fue.

Estoy convencido de que para los líderes sindicales fue un alivio que el Partido Popular ganara las elecciones. Tienen sentido sólo si hay conflictos. Por eso les interesaba un gobierno que fuera capaz de asumir las medidas que se están llevando a cabo y que ellos en la intimidad de sus despachos saben que no hay más remedio que tomar hasta enderezar la situación después del desgobierno y derroche anterior. Antes parecía incongruente protestar contra un gobierno de izquierdas y progresista, con lo que su posición fue incómoda durante mucho tiempo. Ahora pueden dar rienda suelta a su protesta y demagogia.

¿Y el mensaje?, ¿Cuál es el mensaje? Los carteles dicen:

NOS DEJAN SIN FUTURO – HAY CULPABLES – HAY SOLUCIONES

Otros” nos dejan sin futuro, hay culpables… pero son “otros”… nosotros no hemos hecho nada… qué malvados son los otros, como me los encuentre… Y lo último, “hay soluciones”, pero puesto en letra más pequeña, eso ahora importa menos. Tanto menos importa que ninguno de ellos se ha dignado, o quizás no ha sido capaz de dar ni una sola. Que las den también los “otros”. Ninguna propuesta, sólo protesta estéril que servirá para justificar a los grandes líderes y las maquinarias de estas organizaciones, alguna de las cuales se apuntó también a los ERE hace algunos meses.

A todo esto, la foto de los carteles es de la pared del portal de la casa donde yo vivo. Yo supongo que a partir del jueves, el día después del 14N, pasarán los que los pegaron (para informar) a limpiar la pared, igual que arreglarán los cajeros, bancos, señales de tráfico, cristales de comercios esquiroles, etc, etc, perjudicados por los más enaltecidos y por los que siempre se apuntan a romper sea cual sea la concentración. Pero me temo que no, que eso correrá por cuenta de todos.

No hay mensaje claro, no hay ni una sola propuesta, ¿cuál será el resultado de esta huelga? Nada, o a lo mejor sí obtenemos algo… un poco más de desprestigio internacional, que nos vendrá de perlas y unos ingresos extra en el sector de impresión (por las pancartas, carteles y pegatinas). Quizás con el coste de hacer la huelga en pancartas, desplazamientos, suciedad, destrozos y, sobre todo, horas de trabajo, pudiera crearse un interesante fondo para ayudar a resolver alguno de los problemas que tenemos en el país o al menos para que algunos bancos de alimentos pudieran ampliar sus servicios.

Otra vez el Fin del Mundo

Posted on

Un mundo aterrado por el Juicio Final que sobrevenía a todo ser viviente. Era el año 999. Aquí estamos todavía los humanos acompañados de casi todos los demás seres de la creación, ya que algunos de ellos en el siguiente milenio no tuvieron tanta suerte y fueron exterminados, no por ningún juicio final sino por la acción del hombre.

Después de varios intentos más de forzar la bajada del telón a lo largo de la Historia, llegamos a la de este año 2012, el 21 de diciembre. Aunque los propios descendientes de los Mayas ya han dicho que no se acaba el mundo, muchos agoreros insisten en darle vueltas al tema.

Otros, los que ven el negocio en todo y pasan su vida pensando sólo en el dinero, ya han organizado incluso viajes para que algunos “privilegiados” paguen por ver en directo el fin del mundo y puedan estar ese día en alguna de las pirámides esperando a… ¿a que van a estar esperando? ¿a que les caiga un meteorito y tengan el honor de morir aplastados por la causa del fin del mundo? Seguramente esperarán a que no pase nada; pero bueno, sin duda habrán tenido una excusa magnífica y muy esotérica para ir a centroamérica y ver algunos paisajes envidiables.

Lo que sí parece cierto es que se está produciendo un cambio de ciclo muy importante. Pero para esto no hay que esperar al día que indicaba el calendario Maya, ya llevamos tiempo viviéndolo. Una gran crisis es esto, el cambio de ciclo en el que las cosas han de verse de otra forma, en el que debemos pararnos “un momento para pensar” en cómo hemos dejado que las cosas llegaran a este punto.

Las crisis económicas que hacen tambalearse a todos los sistemas no son sólo económicas en realidad. Detrás siempre está una gran crisis social y de valores y la economía acaba siendo el reflejo, de la misma forma que el cuerpo acaba manifestando con enfermedades las debilidades del alma.  Pero siempre hay que avanzar porque la tierra sigue dando vueltas de la misma forma, con permiso de los meteoritos del día 21, y de nada sirve quedarse parado a esperar. Es necesario pensar en nuestras creencias y fortalecer nuestros valores fundamentales para seguir viviendo con más consistencia, con más consciencia de la vida en sí.

Hay que arreglar primero, esa debilidad social y de valores, y después, la economía. Y no caigamos en el desaliento porque muchas de las cosas que hemos hecho en estos años pasados sí que han servido y han supuesto avances. No todo han sido burbujas y ambiciones, también han existido el trabajo bien hecho y los logros aunque se hayan visto involucrados en la vorágine de desprestigio, malas prácticas y gestión nefasta de algunos sectores como el financiero.

Y para seguir adelante contamos con todo ese trabajo bien hecho y esos logros del último decenio. Aprovechemos todo lo avanzado para crear nuevas estructuras políticas y sociales, nuevas formas de trabajo, nuevas relaciones en la economía, o volvamos a alguna antigua si es necesario, pero siempre con la humildad y la generosidad que nos enseñan los malos momentos.

En próximas entradas hablaremos sobre estas herramientas nuevas que nos deben ayudar a salir de la oscuridad.