San Juan y la Juventud. #UnaSolaHermandad

Posted on

A nadie se le escapa la importancia de la juventud en todos los ámbitos de la vida. A nadie tampoco se le escapa que es necesario ir dando pasos para que vayan ocupando los sitios de los mayores, que deben hacerse un hueco en todos los ámbitos. Pero también es necesario saber que todo tiene su momento y hay que saber esperar a que llegue, sin dejar de luchar de manera firme por ello. Como ocurre con los jóvenes cargadores de San Juan hasta que llega el momento de llevar sobre sus hombros al Cristo.

san juan 01

Los errores pueden ser una oportunidad de aprender y es evidente que todos nos equivocamos, incluso más de lo que nos gustaría. Sin embargo, en mi opinión, si dejamos a los jóvenes más responsabilidades de las que estén preparados para asumir en cada momento, si dejamos que se estrellen de forma inmisericorde, flaco favor les estamos haciendo y nos estamos haciendo a nosotros mismos, incluso aunque ellos no lo lleguen a entender.

Creo que nuestra labor es ayudar a madurar a nuestros jóvenes desde la más temprana edad, y que esto requiere de nosotros implicación, debemos ir viendo sus cualidades, potenciándolas, probándolas para que tengan éxito en su trabajo y refuercen su autoestima, asumiendo y estudiando los errores cometidos como parte del aprendizaje de ser mayor.

Por lo anterior, me parece importante que consideremos su educación. Esa que sólo puede obtenerse en el mejor sitio posible, en su familia, con el ejemplo de los mayores, con el respeto a los demás, la tolerancia a ideas que no sean las nuestras y las ganas de trabajar para ser mejores personas. Esa a la que puede ayudar y ampliar, pero nunca sustituir, la Hermandad con su diputación de juventud. Y la que podemos reforzar también, trabajando con los padres y ayudándoles en esta labor tan ilusionante pero tan complicada.

También deberíamos considerar su formación, un concepto distinto a la educación, y que, en muchas ocasiones, la mayoría, excede el ámbito de la familia. Adquirir conocimientos y habilidades que ayuden a nuestra juventud a desenvolverse en la vida es un gran objetivo común que, en mi opinión, nos deberíamos marcar. Echarles una mano en sus estudios cuando se presentan los problemas, orientarlos para que encaminen su futuro personal y profesional es algo que creo que está al alcance de nuestra Hermandad, dado el gran número de profesionales, hermanos y hermanas del Cristo, que estamos en disposición de aportar conocimientos y orientación.

Para ayudar a este objetivo, tenemos previsto instituir las “Becas San Juan Evangelista”, como una herramienta más para facilitar el desarrollo profesional y personal de nuestra juventud. Junto a estas becas, se llevará a cabo la creación de aulas de apoyo y gabinetes de asesoramiento y orientación.

Dentro de esta formación, destacaremos también la formación cofrade y, sobre todo, la cristiana, que debe dar sentido a nuestras relaciones como Hermandad, para que, desde muy niños, se pueda desarrollar el sentido de pertenencia a una comunidad que te apoya a través de sus hermanos.

No olvidemos tampoco el aspecto lúdico, porque sólo se es niño una vez, aunque deberíamos mantener ese espíritu durante toda nuestra vida para hacerla un poco mejor y más llevadera.

fullsizeoutput_11c2

Para la coordinación de estas actividades, si tenemos vuestra confianza, contamos con María Muñoz y Mari Carmen Lara, que representarán a la juventud directamente en la Junta de Gobierno y que estarán a vuestra disposición para conocer y tratar todos estos temas. Dos jóvenes con fuerza e ilusión y con la formación necesaria para continuar la magnífica labor hecha hasta el momento con los niños y los jóvenes de la Hermandad.

Y en esa fase final tan importante de la formación de un grupo muy particular de nuestra Hermandad, los cargadores, al frente de las cuadrillas de San Juan estará Javi Lara, junto con su equipo, manteniendo el trabajo iniciado en estos años anteriores en el que se pasó, de no tener casi una cuadrilla completa, a disponer de más de setenta cargadores. El trabajo de muchos años en San Juan, creo que es necesario continuarlo. La responsabilidad única permitirá trabajar de una forma homogénea con los jóvenes cargadores que, por su juventud, tienen importantes cambios físicos de un año a otro, de forma que se puedan ir igualando de una forma natural y que aborden con las máximas garantías su periodo de formación final, antes de pasar a cargar al Santísimo Cristo o a nuestra Madre del Valle.

Cargar en San Juan debe ser algo inolvidable para nuestros jóvenes y debe quedar muy marcado en la memoria cuando ya sean mayores.

Publicado por Manuel Zúñiga Hita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s